Un entorno natural promueve el aprendizaje

“La evidencia disponible sugiere que las experiencias de vida en la naturaleza ayudan a los niños a adquirir algunas de las habilidades, actitudes y comportamientos más necesarios en el siglo XXI. “Factores no cognitivos” como la perseverancia, la autoeficacia, la resiliencia, las habilidades sociales, el liderazgo y las habilidades de comunicación, tan importantes en la vida más allá de la escuela” (US National Research Council, 2012)

Cada vez es más evidente el hecho que promover un mayor contacto con la naturaleza es beneficioso para el crecimiento y desarrollo óptimo de la persona. Si bien esto no es una novedad, es sorprendente ver como todavía, la mayor parte de nuestras instituciones educativas son ambientes cerrados donde en muchos casos ni siquiera cuentan con una ventana que permita el acceso para simplemente poder observar el verde natural.

Poco a poco va saliendo a la luz como este enclaustramiento, en vez de promover un aprendizaje significativo, llena de estrés al niño lo que dificulta el proceso de aprendizaje. De manera más concreta, en un estudio que se llevó a cabo en una escuela al aire libre en Múnich, Alemania, demostró que los niveles de cortisol disminuían durante el curso de la jornada escolar cuando las clases se impartían en el bosque en vez de en el aula. 

Otros estudios nos muestran que el promover el contacto diario con la naturaleza y utilizar ese entorno para el aprendizaje ayuda a que el alumno esté más atento, más auto disciplinado, más comprometido e interesado y más físicamente activo y en forma. La evidencia, por lo tanto, sugiere que el contacto con la naturaleza contribuye a que el estudiante se sienta más motivado a aprender que dentro de un contexto de aula tradicional.

Además, otras investigaciones han resaltado que lo que conduce a un comportamiento de cuidado y conservación del medio ambiente no es el conocimiento de cómo y por qué conservar, el cual posiblemente este siendo enseñado en las aulas, sino más bien, lo que desarrolla esta actitud de preservación y cuidado por la naturaleza es la conexión emocional que nace indiscutiblemente con el contacto directo, viviendo experiencias significativas en el entorno natural es lo que impulsa el deseo de conservación (Otto y Pensini, 2017).

¿Es necesario mencionar más razones por las cuales es importante que nuestros niños crezcan en un entorno natural que les permita desarrollar esa conexión emocional con la tierra y los demás seres vivientes? En Humano sabemos lo importante y significativo que es por eso queremos brindarles la oportunidad de pasar la mayor parte de su día al aire libre, explorando y descubriendo la belleza y magia de la naturaleza.

“Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza”. Jean Jacques Rousseau

Photo by Frans Hulet on Unsplash

Contagiando a cada niño la creencia del “yo puedo”

“Esa es la clave, si un adulto le dice a un niño “tu puedes”, entonces puede” Kiran Bir Sethi

La historia de esta mujer me inspiró a escribir este artículo. 

Kiran Bir Sethi, diseñadora, madre, revolucionaria y valiente mujer, es la fundadora del movimiento educativo Design for changeel cual comenzó en el 2009 y hasta la fecha está presente en más de 66 países, contagiando niño a niño la poderosa creencia del “yo puedo”.

Kiran, al igual que muchas de nosotras, simplemente buscaba darle la mejor educación posible a su hijo. Ella cuenta como un día fue a la escuela a conversar con la maestra para que le hablará más acerca de los intereses y habilidades que había detectado en él. Para su sorpresa en la escuela, su hijo era un número más, por lo que cuando le mencionó a la maestra su nombre, inmediatamente ella le pidió el código del estudiante para poder bajar su reporte. 

Esto le llamó tanto la atención, que decidió inmediatamente sacar a su hijo de esa escuela y movida por ese sentimiento de frustración e indignación, abrió las puertas de su casa para darles, a su hijo y a otros niños, la posibilidad de una educación diferente. Comenzó con 25 niños y niñas y su intención desde ese entonces hasta ahora no ha cambiado; desde sus inicios Kiran buscó brindarle a cada uno la importancia que se merecen dándoles plena atención al escuchar activamente sus necesidades, deseos e intereses. No estaba de acuerdo con la cultura escolar la cual por el contexto en el que se desarrolla refuerza (inconscientemente) el “no puedo”. Estaba decidida, por lo tanto, a demostrar, a los niños, a los padres y a ella misma, que, si tan solo nos permitimos creer en los niños y actuamos intencionalmente para mostrar esa confianza y alimentarla, las posibilidades de lo que son capaces de hacer son infinitas. 

Las siglas FIDS representan la filosofía de este movimiento; las cuales provienen de las palabras en ingles Feel, Imagine, Do, Share(siente, imagina, haz, comparte). Estas siglas representan el enfoque que el programa Design for changebusca implementar en cada escuela para lograr empoderar a los niños y que estos se conviertan en agentes de cambio, no del futuro, sino como ella menciona, del ahora. 

“Contagiar a cada niño la poderosa creencia del yo puedo” es una meta que tanto Design for change como Humano tenemos en común. Nosotras estamos convencidas que el éxito en la vida depende del conocimiento y la confianza que se tiene en las propias habilidades e intereses, pues estas son nuestras herramientas más valiosas y de las que nos valemos para seguir adelante día a día. La visión que tenemos es clara, todo es posible para quien cree, y este creer connota la confianza en el entorno como en uno mismo, y para ello el autoconocimiento de la mano de la autorregulación y la responsabilidad propia son fundamentales. 

Sabemos que lo que la educación les dé a los niños, ellos se lo devolverán a la sociedad. Entonces, ¿qué les estamos dando?

Photo by Ben White on Unsplash

Infecting children with the “I can” belief

The story of this woman inspired me to write this article. 

Kiran Bir Sethi, designer, mother, revolutionary and brave woman, is the founder of the educational movement Design for change which began in 2009 and is already present in more than 66 countries, infecting child to child the powerful belief of “I can”.


Kiran, like many of us, simply wanted to give her son the best possible education. She tells how one day she went to school to talk with the teacher to find out more about the interests and abilities she had detected in his son. To her surprise at school, her son was another number, so when she mentioned his name to the teacher, she immediately asked for the student’s code so she could download his report.


This so much attracted her attention, that she immediately decided to take her son out of that school and, moved by that feeling of frustration and indignation, opened the doors of her house to give her son and other children the possibility of a different education. It started with 25 children and her intention from then until now has not changed; since its inception Kiran sought to give each one the importance they deserve by giving them full attention and actively listening to their needs, desires and interests. She did not agree with the school culture which, by the context in which it develops, reinforces (unconsciously) the “I can´t”. She was determined, therefore, to demonstrate, to the children, to the parents and to herself, that, if we only allow ourselves to believe in the children and act intentionally to show that confidence and nurture it, the possibilities of what they are capable to do are endless.

The acronym FIDS represents the philosophy of this movement; which comes from the words Feel, Imagine, Do, Share. These acronyms represent the approach that the Design for change program seeks to implement in each school to achieve empowering children so they become agents of change, not of the future, as she mentions, but of the now.


“To infect each child with the powerful belief of I can” is a goal that both, Design for change and Humano, have in common. We are convinced that success in life depends on the knowledge and trust that one has in one’s own abilities and interests, because these are our most valuable tools and those we use to keep going day by day. The vision we have is clear, everything is possible for those who believe, and this belief connotes trust in the environment as well as in oneself, and for that, self-knowledge, self-regulation and self-responsibility are fundamental. 

We know that what education gives to children, they will return to society. So, what are we giving them?

Photo by Ben White on Unsplash

El objetivo de la educación es la virtud

“El niño adquiere involuntariamente inspiración e interés de todo cuanto ve y escucha”

Desde 1930, el psicólogo Vygotsky ya había notado un hecho fascinante; que los niños y niñas aprenden más de su entorno que de lo que un adulto intenta enseñarles. Por este motivo, fue que desarrollo una de las teorías más relevantes en cuanto a educación y desarrollo humano; la del constructivismo social. Esta teoría sostiene que el aprendizaje esta fuertemente motivado y moldeado por la interacción que el niño tiene con su entorno y con los demás. Por lo que el desarrollo del individuo, es el resultado de su cultura (viendo la cultura como el entorno natural en el que se desarrollan las personas y desde el que aprenden).

Suzuki, otra figura prominente en la educación, sostenía que el individuo es el resultado de su entorno. El decía que: ” son las circunstancias y el ambiente los factores que burilan y cincelan la personalidad de todo ser humano: su talento, su manera de pensar y de sentir”

Ambos personajes estaban en lo cierto, sin embargo ¿por que hasta el día de hoy no nos hemos esforzado por garantizar que los niños y niñas crezcan en ambientes óptimos donde se promueva el amor, la comunicación respetuosa y no violenta, la colaboración, el servicio, la empatía y la honestidad?

Curiosamente, nuestro enfoque está más en la parte académica y la adquisición de conocimientos pues creemos que eso es lo que va a formar a nuestros hijos como “adultos competentes” y desafortunadamente, no le damos la misma importancia al desarrollo de la calidad humana. Y el resultado de esto es la sociedad en la que vivimos actualmente, donde el espíritu de competencia está más alimentado que el de colaboración, donde valen más los títulos y status sociales que el corazón y nobleza de la persona, donde prima el individualismo egoísta a la necesidad de velar por el bien común.

Esta es la consecuencia del enfoque erróneo que hemos tenido por tanto tiempo respecto a la educación. Educar no se trata de llenarnos de conocimiento sino más bien como decía Platón “el objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano” y qué es ser un buen ciudadano si no es reflejar todas aquellas cualidades que son las más elevadas de nuestra especie, como lo son el amor, la empatía, la honestidad, el servicio, la generosidad, el respeto y la responsabilidad.

No estoy diciendo que la parte académica no sea importante, porque sí lo es, pero lo fundamental es formar personas de noble pensamiento y sentimiento, para que así, el conocimiento sea puesto al servicio y beneficio de toda la humanidad y no de intereses egoístas simplemente.

Photo by Annie Spratt on Unsplash

La importancia del ambiente en el crecimiento del niño

“Muchos son los niños que se crían dentro de un ambiente que les atrofia e incapacita, y entonces se presume que son así por defecto de nacimiento; incluso ellos mismos llegan a creérselo” Shinichi Suzuki, violinista, educador y filósofo.

Shinichi Suzuki es el creador de la pedagogía Suzuki, la cual es un método tanto de educación como de filosofía fundada en el respeto al niño como persona y en el concepto de que la habilidad no se hereda si no que se aprende. Su método es conocido como Educación del Talento, ya que para Shinichi, el talento no es algo que está presente o no en un niño, sino que es algo que se educa y se desarrolla.

Al igual que Suzuki, estamos convencidas que los niños nacen con un potencial ilimitado el cual no llega, en la mayoría de los casos por desgracia, a ser explorado y menos aún desarrollado. Esto sin duda se debe a la falsa creencia que tenemos de que el talento es algo innato y no algo que puede ser cultivado, como él menciona. Sin embargo, Suzuki desarrolla su filosofía basándose en el hecho universal de que todos los niños son capaces de aprender con facilidad su lengua materna, ya que el método de enseñanza- aprendizaje se basa en la repetición e imitación constante y los comentarios positivos acerca del trabajo y avance del niño.

En HUMANO compartimos valores similares pues al igual que Shinichi creemos que:

  • Todos los niños pueden aprender.
  • El ambiente nutre el crecimiento y que este es esencial para un desarrollo óptimo.
  • La participación de los padres es esencial.
  • Cada niño aprende a su propio ritmo.
  • Repetición e imitación constante son claves.
  • Fomentamos la cooperación en vez de la competencia.

Y es justamente por esto que nuestro objetivo es brindar a los niños un ambiente fértil, lleno de amor y confianza donde el infante pueda adquirir inspiración e interés de todo cuanto ve y escucha, ya que sabemos que es el medio ambiente superior lo que surte mayor efecto en la creación de capacidades superiores en los niños.

The importance of the environment in the child’s growth

“Many are the children who are raised in an environment that atrophies and incapacitates them, and then it is presumed that they are so by default of birth; even they themselves come to believe it “Shinichi Suzuki, violinist, educator and philosopher


Shinichi Suzuki is the creator of the Suzuki pedagogy, which is a method of both education and philosophy based on respect for the child as a person and on the concept that ability is not inherited but learned. His method is known as Talent Education, since for Shinichi, talent is not something that is present or not in a child, but something that is educated and developed.


Like Suzuki, we are convinced that children are born with unlimited potential which, in most cases unfortunately, does not come to be explored and even less developed. This is undoubtedly due to the false belief that we have that talent is something innate and not something that can be cultivated, as he mentions. However, Suzuki develops his philosophy based on the universal fact that all children are able to easily learn their mother tongue, since the teaching-learning method is based on repetition and constant imitation and positive comments about the work and the child’s progress.


In HUMANO we share similar values ​since like Shinichi we believe that:

• All children can learn. 

• The environment nurtures growth and that it is essential for optimal development. 

• Parental involvement is essential. 

• Each child learns at their own pace. 

• Repetition and constant imitation are key. 

• We promote cooperation instead of competition.


And this is precisely why our goal is to provide children with a fertile environment, full of love and trust where the infant can acquire inspiration and interest from everything he sees and hears, since we know that it is the superior environment that gives the greatest effect on the creation of superior abilities in children.

La educación debería implicar mejora

“(…)En un aspecto puntual, se reconoce que la educación es una forma de modificar al hombre, para adaptarlo y posibilitar un desenvolvimiento de las posibilidades del ser. Esta modificación no tendría sentido si no implicara una mejora”Ramón Eduardo Azócar Añez (Doctor en ciencias de la educación, conferencista y docente universitario)

Tomando como punto de partida esta afirmación que hace el Dr. Ramón en su artículo “La visión epistemológica de la educación” me pregunto si realmente nuestras escuelas “modifican al ser humano hacia la mejora” o, si en vez, coartan nuestra libertad de pensamiento para domesticarnos a pensar (y por ende actuar) de determinada manera.

Nuestro sistema educativo actual es el mismo desde los años de la revolución industrial. Muy poco se ha modificado, tanto en contenido como en estructura y modelo de enseñanza- aprendizaje, por lo que nuestra educación ha quedado obsoleta para los retos que nos presenta este nuevo siglo.

Actualmente México está dando sus primeros pasos hacia la implementación de un nuevo modelo educativo el cual, al menos en teoría, busca educar para la creatividad y la libertad y promete ser revolucionario. Sin embargo, si lo que realmente queremos es una verdadera revolución en la educación de manera que se convierta en un agente disruptivo del modelo de sociedad que actualmente tenemos, el cambio debe ser radical; desde el paradigma que tenemos de escuela, hasta la manera de enseñar. No podemos educar para la libertad si no estamos dispuestos a devolverles esa libertad a los niños para decidir, tanto lo que quieren (y les interesa) aprender, como la manera más efectiva (y natural) de procesar el conocimiento hasta convertirlo en verdadero aprendizaje.

Para que este otorgamiento de libertad y auto control de su propia educación pueda ser fructífero, primero debemos asegurarnos que cada niño se conozca a sí mismo, sepa quién es y reconecte con su verdadero ser. Este auto conocimiento, no se da por mera coincidencia, es sino el resultado de una auto exploración continua de manera que la motivación de aprender algo sea intrínseca, por ende, auténtica. Necesitamos formar agentes de cambio que traigan consigo las semillas de una nueva sociedad, sustentable y consciente; porque crear una sociedad consciente, requiere de ciudadanos conscientes.

Permitir que los niños crezcan y se desarrollen en un entorno natural, donde se fomente una cultura de meditación, auto descubrimiento, respecto y conexión con la naturaleza es primordial, ya que aprenden más de su entorno que de lo que se les enseña en clases.

“Con los estudios no se llega a ser bueno, sino solo docto”

Todos nosotros, quienes ya hemos terminado la etapa escolar, cuando miramos atrás, nos damos cuenta que de todo lo que aprendimos en la escuela, gran parte ha quedado en el olvido o no ha sido útil en nuestra vida adulta. Sin embargo, hay enseñanzas claves que las escuelas de antes, incluso la gran mayoría actualmente, no consideraron ni están considerando dentro de su curriculum, las cuales podrían marcar la diferencia, y alterar nuestra manera de percibir la vida misma.

Desde épocas del imperio Romano la educación ya era criticada por ser poco útil para la vida cotidiana. Séneca, un gran filósofo del siglo I d. C, señalaba que “en la escuela no se aprenden las cosas necesarias a fuerza de aprender las útiles y que con los estudios no se llega a ser bueno, sino sólo docto”

Detengámonos por unos minutos a reflexionar sobre esta frase… “con los estudios no se llega a ser bueno, sino solo docto”. Si esto es realmente cierto, que sin duda lo es, pues no es difícil encontrar personas cultas y estudiadas que no necesariamente son personas integras y congruentes, entonces, ¿ que es la educación, sino es el mejoramiento de la calidad humana del individuo? La cual se ve reflejada, naturalmente, en la manera de actuar, hablar, de tratar y relacionarse con los demás seres vivientes.

Una mente llena de conocimientos es simplemente eso; no es educación, y esto tiende a ser más dañino que provechoso cuando es utilizado para fines egoístas. Por lo contrario, una mente educada es aquella que no simplemente posee conocimiento sino sobre todo, comprende las leyes universales espirituales,  por lo que entiende que él/ella es parte del todo, y el todo está en él; sabe que el amor incondicional es la vibración más alta; entiende que en la vida todo fluye y que toda causa tiene su efecto.

Es en la comprensión de estas leyes que comenzamos a entender cómo funciona la vida y nos damos cuenta que al ser parte de todo, todo está conectado, y si todo está conectado,  dar y recibir suceden simultáneamente y mi propio bienestar depende del bienestar de los demás. Para ello necesitamos que las escuelas pongan su enfoque en nuestro lado espiritual tanto como en el mental y físico, porque cuando comprendemos esto, recién podemos comenzar a emplear todo ese conocimiento adquirido hacia un bien/fin común, y ahora sí, podemos decir que la persona es educada pues se despojó de su naturaleza primitiva y egoísta para dar paso a un ser más evolucionado; al verdadero Ser Humano.

Photo by Nick Fewings on Unsplash

The true meaning of the word education

“Ideally, education is the principal tool for human growth; essential for transforming the illiterate child into a mature and responsible adult. Yet everywhere today, both in the developed countries and those in development, we can see that formal education is in serious trouble.  

Classroom instruction has become so routinized and dehumanized, that children often consider school to be an exercise in patience rather than a learning adventure. Even the brightest and most conscientious students easily become restless, and for many, the only escape route lies along the dangerous roads of drugs, sexual experimentation, and outbursts of senseless violence. 

 Teachers too find themselves in a dilemma, dissatisfied with the system which they serve but unable to see meaningful alternatives to it. One major reason for this sad state of affairs is a loss of vision regarding the proper aims of education. The word “education” literally means “to bring forth”, which indicates that the true task of this process is to draw forth from the mind its innate potential for understanding. 

The urge to learn, to know and comprehend is a basic human trait, as intrinsic to our minds as hunger and thirst to our bodies. In today´s turbulent world, however, this hunger to learn is often deformed by the same moral twists that afflict the wider society. Indeed, just as our appetite for wholesome food is exploited by the fast-food industry with tasty snacks devoid of nutritional value, so in our schools the minds of the young are being deprived of the nutriment they need for healthy growth (through meditation, yoga, massage therapy, debate and moral inspiring stories).

In the name of education students are passed through courses of standardized instruction intended to make them efficient servants of a demeaning social system. While such education may be necessary to guarantee societal stability, it does little to fulfill the higher end of learning; the illumination of the mind with the light of truth and goodness. Such education is being imparted in The Alice Project School in Sarnath and Bodhgaya, India”

Humano has been inspired by this educational model and applies it too in its educational curriculum.

Photo by Chelsea Aaron on Unsplash

¿Qué es el control cognitivo y porque es importante desarrollarlo en los niños?

¿Qué pasa cuando colocas un caramelo a la vista y alcance de un niño?

Sin duda va a querer comérselo.

¿Y si le dices que si espera le das dos caramelos? ¿Crees que se lo comería o esperaría?

La respuesta dependerá del “control cognitivo” del niño.

Pero, ¿qué es el control cognitivo?

Según Daniel Coleman en su libro Triple Focus, nos dice que “la capacidad específica para mantener la atención donde uno quiere se denomina control cognitivo”.

Y , ¿porqué es importante desarrollar el control cognitivo?

En este mismo libro, Coleman explica la importancia a través de un experimento sencillamente fascinante que se llevó a cabo en 1970 a cargo del psicólogo Walter Mischel de la Universidad de Stanford, al cual denominó “ el test del malvavisco”. En este experimento Mischel  ponía a prueba la capacidad de controlarse de los niños poniéndoles en frente un malvavisco; si eran pacientes y no se comían el malvavisco, recibían después de un tiempo dos malvaviscos.

Lo asombroso de este experimento se observa catorce años más tarde cuando dan seguimiento a los niños que participaron en él y se encuentran con resultados asombrosos: aquellos niños que fueron capaces de controlar el deseo de comerse el malvavisco en ese momento para luego poder recibir dos, eran capaces, catorce años después, de centrarse en sus objetivos, inhibir distracciones y controlar impulsos perjudiciales. A diferencia de los que habían sucumbido a comerse el malvavisco (a los cuatro años), catorce años más tarde, seguían teniendo dificultades para demorar la gratificación en la búsqueda de sus objetivos.

Lo más interesante de todo esto es que esta capacidad tan importante del control cognitivo la desarrollamos a través de ejercicios que fortalecen la atención y el enfoque. Una herramienta excelente para trabajar estas habilidades es la meditación y los ejercicios de respiración consciente. Cada vez son más los estudios que comprueban la importancia de una práctica diaria de meditación.

Por eso en Humano, la meditación es parte esencial en el proceso de aprendizaje ya que no solo ayuda a los niños a conocerse interiormente, sino además, fortalece el control cognitivo el cual, como ya vimos en el experimento del malvavisco, es una capacidad primordial para conseguir los objetivos que nos proponemos.

Photo by Jessica Ruscello on Unsplash